NEEM. EL ÁRBOL DE LOS MIL USOS

El uso medicinal del árbol de neem (Azadirachta Indica), se conoce en la India, su país de origen, desde la antigüedad, y se han encontrado restos en yacimientos de hace más de 4.500 años. Son tantas sus utilidades, que lo han bautizado como “la farmacia del pueblo” o “el árbol de los mil usos”.

En la medicina ayurvédica es considerado como un árbol sagrado y son numerosos los mitos que lo asocian con la vida eterna o con Dhanwantari, el dios de la medicina hindú.

Se utilizan todas las partes del árbol: corteza, hoja, flor y fruto, según el tipo de dolencia a tratar, desde problemas dentales a fiebre. Pero sin duda, el uso más eficaz es el que se consigue sobre las afecciones de la piel. El aceite de neem, es uno de los más extraordinarios y desconocidos aceites de la cosmética natural, al menos en esta parte del mundo.

La explicación a sus múltiples beneficios para la piel, la encontramos en su composición química. Es un aceite muy complejo, con más de 140 principios activos.  Entre ellos, hay un elemento, la nimbina, que es un excelente antiinflamatorio y que además tiene propiedades antisépticas y antifúngicas. Es decir, que además de ayudar a reducir la inflamación, ayuda a la piel a combatir las bacterias y los hongos.

Se ha investigado la nimbina en el tratamiento del eczema y la psoriais y, en muchos casos ha demostrado ser más efectivo que la hidrocortisona esteroide: reduce la inflamación, la rojez y lo que es igual de importante, sin irritar la piel ni dañarla, porque el neem es emoliente, hidrata y ayuda a cicatrizar. Lo mismo ocurre con el acné y las bacterias que lo causan.

Quienes tenéis afecciones de la piel, sabéis que no hay cura milagrosa para la psoriasis, o el herpes, o el acné, pero sí hay soluciones para calmar y reducir los síntomas. Y el aceite de neem se presenta como la mejor y más potente opción de la naturaleza, mejorando la inmunidad de la piel.

De la misma forma, aplicado el aceite con un masaje, ayuda también con las enfermedades reumatoides de las articulaciones, por su poder antiinflamatorio.

Pero este aceite aún guarda más tesoros en su interior. Otro de sus compuestos, la azadiractina, es un insecticida natural de amplio espectro. Si tenéis peques en casa tomad nota: ¡¡ayuda a combatir los piojos!!.

A nivel mundial, hay programas que están estudiando el uso del neem como alternativa natural a los insecticidas industriales. Aunque parece que el problema de las patentes paraliza su producción a gran escala, su efectividad  está más que demostrada.

En Inuit teníamos claro que no podíamos dejar pasar este superaceite, y lo hemos incorporado en nuestro Jabón #4 Neem y Cúrcuma, junto a otros ingredientes, como la cúrcuma o el árbol de té, que potencian sus efectos.

Aún no hemos llegado a los mil usos, pero seguro que, de entre todos los  que os hemos mencionado , hay al menos uno que os puede ayudar.

3 Comments

  1. Interesante! Podría este jabón ayudar con las rojeces y granos producidos por la rosácea? Me encantan vuestros jabones! Un saludo!

    • Hola Ana.
      Nos alegra mucho que te guste lo que hacemos. Sobre tu consulta, el neem puede ayudarte a mejorar algunos de los síntomas de la rosácea, por el efecto antiinflamatorio y antibacteriano del aceite. Aunque, en el caso de la rosácea, como bien sabes, las causas son variadas y pueden influir más factores, por lo que además del neem, necesites otro tipo de aceites, como el de caléndula, que también calmen la zona. Combinar los dos sería lo ideal.
      Esperamos que la respuesta te haya ayudado,
      saludos!

  2. Muchas gracias! Me habéis ayudado mucho! Combinaré ambos jabones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *