Aceites esenciales

4web

ÁRBOL DE TÉOriginario de Australia, las tribus aborígenes conocen y aprovechan desde hace siglos las excelentes propiedades del árbol de té. Su poder reside en su capacidad antiséptica y antibacteriana, que unidas a su efecto regulador de la grasa lo hacen ideal para controlar el acné. Enemigo natural de los hongos, es además bactericida y antibiótico. Añade a este cóctel su acción cicatrizante y desodorante y tendremos en el árbol de té uno de los aceites esenciales más purificantes y depurativos que existen. La mejor opción para rematar la fórmula del:

#1 Normal equilibrante, #2 Normal regenerante, #3 Mixta equilibrante y #4 Grasa antiacné.

LAVANDA

Es junto al árbol de té uno de los escasos aceites esenciales que se pueden aplicar directamente sobre la piel sin diluir. De efecto calmante y antiinflamatorio, es un gran regenerador celular que previene la formación de arrugas. También favorece el metabolismo celular aportando hidratación. Su componente principal es el Linalool, antiséptico de demostrada eficacia para combatir infecciones por bacterias o parásitos. Es importante mencionar que el linalool natural de los aceites esenciales no se oxida, por lo que no llega a ser irritante como el sintetizado artificialmente.

El aceite esencial de lavanda es la guinda del pastel de nuestros jabones:

#5 Madura firmeza, #6 Madura nutrición, #7 Seca regenerante y #8 Seca nutrición.