El agua

¿Por qué agua de iceberg?

El agua es vida y si hablamos de agua de iceberg es una vida muy, muy pura. Miles de años sin entrar en los ciclos de la atmósfera, se congeló antes de que el hombre influyera en la calidad del agua y del aire, y el hielo la ha protegido en su interior de cualquier tipo de contaminación.

La de nuestros jabones cayó hace unos 12.000 años en forma de nevada sobre glaciares árticos. Se fue acumulando y avanzando hacia la costa por la presión añadida de cada nueva nevada hasta desprenderse en grandes bloques e iniciar su deriva hacia latitudes más bajas. El resultado es un agua de extrema pureza, con un total de sólidos disueltos de 9 miligramos por litro. El agua embotellada que bebemos se considera de débil mineralización con 500 miligramos por litro.

10web

Y ahora es cuando surgen algunas preguntas: “¿de verdad es necesaria este agua para hacer un jabón?” “¿es sólo un dato curioso o realmente aporta algo al resultado final?

Para empezar a despejar dudas, lo primero es entender el papel del agua en el proceso de elaboración del jabón. El agua es el vehículo que sirve para unir todos los ingredientes presentes en el jabón.

En realidad la respuesta a la primera pregunta sería que no, no es necesario que para elaborar jabón se use un agua de esta pureza, hay otras opciones que se suelen utilizar, como el agua desmineralizada o el agua destilada, más económicas y accesibles.

Entonces ¿por qué optar por un ingrediente tan poco común como el agua de iceberg?

Porque aunque no es necesario sí creemos que es mejor. El agua es el medio donde se mezclan todos los elementos de un jabón y, por lo tanto, cuanto más puro sea este medio, más puros permanecerán estos ingredientes. Además parte de esta agua permanece en el jabón y un agua de estas características aporta beneficios a la piel y mejora la tolerancia.

Pero además de para cuidar de la piel, incorporar agua de iceberg en nuestros jabones es también una forma de cuidar de las comunidades que más padecen las consecuencias de lo que no hacemos bien en esta parte del mundo. El ártico es el primer lugar donde se reflejan las consecuencias del cambio climático. Las aguas de Terranova llegaron a ser conocidas como el “Gran Banco” por la riqueza de sus capturas, en especial el preciado bacalao.  El calentamiento de las aguas hizo que la pesca emigrara a otros lugares buscando aguas más frías y desde mediados de los noventa algunos pescadores locales han reorientado su actividad a la pesca de Icebergs como forma de subsistencia.

Este es un tema interesante y complejo y que hemos tratado más en profundidad en nuestro blog. Comentarios bienvenidos.